miércoles, 28 de julio de 2010

BAJO RESERVA DEL UNIVERSAL. AMLO: la tormenta de Ebrard

Y poco después de que Andrés Manuel López Obrador llenara el Zócalo del DF salieron a criticarlo el gobernador Enrique Peña Nieto; el coordinador del PAN en el Senado, Gustavo Madero, y el perredista Carlos Navarrete Ruiz, entre otros. Y aunque Alberto Anaya, dirigente del PT, ya lo hizo su candidato, Manuel Camacho Solís, líder del DIA, recordó que a la izquierda le falta un año para definir a su abanderado de 2012. Y en fin, hubo revuelo. Pero faltó una voz importante. Faltó Marcelo Ebrard. Ni una palabra. Fuentes en el GDF nos dicen que sí se resintió que “por primera vez López Obrador no reconociera la administración de Ebrard en su discurso”. Pero eso no explica del todo el silencio del jefe de gobierno: la política, dicen los clásicos, es el arte de la simulación. ¿Entonces por qué no ha hecho declaraciones? El último dato que tenemos de una cita de Ebrard para la portada de los diarios, es del miércoles pasado. Pronosticaba una tormenta… pero apenas lloviznó. Esto hace pensar que, o es un pésimo meteorólogo, o un político visionario: el meteoro sí se presentó. Fue tromba. Cayó el domingo en el Zócalo de la ciudad.
Hace 15 días mataron a Mario Humberto Medina, sobrino del gobernador electo de Chihuahua, César Duarte. Y ayer ejecutaron a Alberto Porras Duarte, segundo familiar directo del priísta. Hay dos tesis: que los grupos del narco quieren obligarlo a negociar, o que desgraciadamente somos testigos en su familia del país en que vivimos, y del Chihuahua que le dejará su antecesor, José Reyes Baeza, quien hace dos días pidió a los ciudadanos de su estado “cambiar ciertas rutinas; transitar por avenidas principales; tratar de resguardarse a las horas adecuadas después de culminar sus jornadas de trabajo”. Sólo le faltó recomendarles que abandonen la entidad, algo que, en los hechos, está sucediendo.
Ayer el secretario de Gobernación dijo en privado a Leonel Godoy Rangel, según el mismo gobernador de Michoacán, que habrá cambios en la lucha contra el narco. Raro. José Francisco Blake dijo desde su primer día, en las 10 o 20 entrevistas que dio a la prensa, que no hay cambio de estrategia. No, no y no, expresó. ¿Le doró la píldora a Godoy, una de las víctimas, por cierto, de la estrategia en curso?
Apunte final: Miles entraron a la versión en línea de EL UNIVERSAL para enterarse de la nueva foto y la carta del secuestrado Diego Fernández. Pero más se inclinaron por la entrevista realizada por Lilly Téllez (colaboradora regular a partir de esta entrega) en la que Lisette Farah llama traicionera a su ex amiga Amanda de la Rosa, autora de un libro sobre el caso Paulette. ¿Simple morbo, o la sensación de que el caso no se ha cerrado y que sus actores principales tienen mucho por revelar?

Gunter

viernes, 23 de julio de 2010

jueves, 22 de julio de 2010

logo del Casting #chingueasumadrefelipecalderon

PRD suicida

El PRD se suicida lentamente en la capital. Esa lectura puede darse a la nueva Ley de Desarrollo Urbano, que limita la participación ciudadana y limpia el camino a los especuladores. La capital ocupa un nicho excepcional en la transición. Mientras que en el resto del país los partidos le peleaban elecciones al PRI, una parte de los capitalinos, impedidos de votar, se entretenían urdiendo capital social en el flanco izquierdo de la geometría política. Cuando llegaron a las urnas en 1997, el PRD ganó fácilmente la jefatura de Gobierno con 48% de la voluntad popular. Desde entonces actúa como si tuviera la mayoría de votos en un comodato de 99 años. El PRD tiene una base dura, sí, pero a veces descuida a los sectores que se informan antes de acercarse a la urna. El descuido se debe a incongruencias. El gobierno capitalino tiene aspectos elogiables.
La Asamblea Legislativa ha expandido derechos poniendo a la capital en la vanguardia, el Poder Judicial ha mostrado sensibilidad frente a las transformaciones y el Ejecutivo ha permitido la participación de organizaciones de la sociedad civil en asuntos de los derechos humanos. El lunes Marcelo Ebrard acabó con la absurda opacidad en lo relacionado con la Supervía Poniente y tendremos la información en la red. Esa capacidad de corrección lo valida como un sólido aspirante a la Presidencia.
Ebrard también podría distinguirse impulsando medidas para acotar la especulación urbana. Es un tema olvidado. En lugar de ello, la nueva Ley de Desarrollo Urbano inhibe la participación ciudadana; el Artículo 41 concede al gobierno el control total sobre el "cambio de zonificación de un predio específico". En el Comité Técnico de Modificaciones a los Programas de Desarrollo Urbano, pieza clave en el proceso de Se calientan los motores para el año 2012 cuando también se renovará al jefe de Gobierno. La dirigencia perredista en la capital anda preocupada por la flacura de su caballada y por la caída en la intención del voto. En marzo de 2007 el PRD tenía 44% de intenciones de voto en el DF, y en junio de 2010 la mitad: 22% (Reforma, 26 de junio de 2010). Imposible asegurar que veremos una derrota perredista en la capital, pero la tendrá difícil porque el PAN y el PRI se preparan para intentar arrebatarle a la izquierda la joya de su abollada corona. La diputada panista Gabriela Cuevas y el PAN capitalino ya se lanzaron contra la Ley de Desarrollo Urbano, y la senadora priista María de los Ángeles Moreno atiende a los inconformes de la Supervía Poniente. Si el PAN y el PRI se alían para presentar un candidato unitario, la derrota del PRD está casi garantizada.
Por supuesto nadie sabe cuál será el impacto de la Supervía en la votación por el PRD en las delegaciones Magdalena Contreras y Álvaro Obregón o en otras partes de la capital. Por el Programa de Obras de la Supervía sabemos que planean terminar en 568 días (promesas de arquitecto). Si empiezan el 1o. de agosto, idealmente la inaugurarán el 22 de julio de 2012. Obras de esa magnitud provocan irritación, mucha irritación: ¿cuántos anularán su voto, cuántos se abstendrán y cuántos protestarán favoreciendo al PAN o el PRI?
Es paradójico lo que está pasando. Mientras el PRD presume orondo sus exitosas alianzas con el PAN, en la capital se va divorciando de algunos sectores. Por ello y por sus divisiones es que el PRD capitalino está matándose suavemente, como aquella canción de Roberta Flack de los años setenta, cuando los miembros del que sería el PRD soñaban con gobernar.
La Miscelánea
Las amenazas de más atentados con coche bomba obligan a preguntarse si atacarán la capital y qué tan bien está preparado el gobierno capitalino para la eventualidad. Regresaré sobre el tema.

miércoles, 21 de julio de 2010

martes, 20 de julio de 2010

jueves, 15 de julio de 2010

No a la Supervía. Sergio Aguayo Quesada.

La Supervía Poniente es un lastre para las aspiraciones presidenciales de MarceloEbrard. No ha informado o tomado en cuenta a los afectados, siembra una bomba de tiempo en los bosques del sur y, a reserva de confirmarlo, es un regalo a la empresa concesionada. El jefe de Gobierno ha mostrado un gran empeño en la línea 12 del Metro, el sistema de metrobuses y la Supervía Poniente que conectará a Santa Fe con Luis Cabrera. Las dos primeras son una continuación del espléndido esfuerzo hecho para mejorar el transporte público. La tercera es un error por tres motivos.
El primero es el método que utiliza para tratar a los afectados. El gobierno capitalino sabe cómo ser transparente e inclusivo. Lo ha demostrado con el Diagnóstico y el Programa de Derechos Humanos. La Supervía ha sido un regreso al pasado por la opacidad y la reticencia a informar y escuchar. El lunes 5 de abril por la noche citaron sorpresivamente a los vecinos inconformes de San Jerónimo a una reunión que sólo sirvió para el desahogo de frustraciones porque ni se les consultó, ni se les informó. Más bien los distrajo porque a las siete de la mañana del martes 6 de abril llegaron los funcionarios -protegidos por granaderos- a entregar las notificaciones a las casas que serían expropiadas. Ese mismo día el gobierno capitalino firmó el título de concesión con la Controladora Rápida Poetas.
San Jerónimo es un laberinto de pequeños callejones que tiene como única vía de entrada y salida la avenida Luis Cabrera. La Supervía arrojará 80 mil vehículos al día a esa avenida, lo que transformará profundamente la zona. Hoy los vecinos no saben si el flujo irá por la superficie, por un túnel o por algún puente.
Tampoco saben cómo van a conectarse con el Periférico, un endiablado problema arquitectónico. Su ignorancia es compartida: el gobierno capitalino todavía no decide cuál solución le va a dar, ¡y estamos a unos días de que inicien la construcción! En otras palabras, tomaron la decisión sin pensar en los afectados. El segundo error es el ambiental. La titular de la materia, Martha Delgado, aprobó la obra el viernes pasado aunque, eso sí, impuso 45 condicionantes adicionales a la Controladora que, entre otras cosas, entregará 50 millones de pesos para un fondo ambiental, dejará que circulen autobuses y plantará 112 mil
200 árboles. Está convencida de haber defendido el ambiente porque la Supervía estará confinada al no tener salidas entre Santa Fe y Luis Cabrera, pues consider estarán protegidos los bosques por los cuales cruzará la carretera (en particular la Barranca de Tarango y el Parque de la Loma).
Afortunadamente su credulidad no es contagiosa. El título de concesión - obtenido porque la empresa lo entregó al juez que evalúa una demanda de 350 vecinos- sí considera la posibilidad de que la Controladora y el gobierno aprueben la construcción de "tramos adicionales o derivaciones que puedan el tránsito vehicular en la zona". Si uno toma en cuenta la ilimitadacodicia de los "desarrolladores", estoy dispuesto a apostar que, pasadas las elecciones de 2012, la empresa y algún futuro gobierno nos informarán que abrirán salidas y entradas para "desarrollar" los bosques, asunto indispensable para el desarrollo de la ciudad, bla, bla, bla. Es seguro que quien presida entonces la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales anunciará con grandes sonrisas que la empresa regalará millones de árboles para que los capitalinos los sembremos y frenemos la neurosis.
Vivo desde hace 30 años en un departamento en San Jerónimo y no estoy de acuerdo con la destrucción de mi barrio, con esa vaguedad y ese menosprecio a la capacidad de discernimiento de los vecinos. También considero inaceptable la amenaza latente a los bosques del sur que nos dan 70% del agua que utilizamos. Cuando termine el estudio del título de concesión confirmaré o corregiré mi apreciación inicial de que estamos ante un regalo de los habitantes de la capital a la Controladora, éste es el tercer error. Con lo sucedido hasta ahora me parece que Marcelo Ebrard está abriendo un flanco a sus aspiraciones presidenciales porque la construcción de la Supervía y de la extensión del segundo piso coincidirán con la selección dentro del PRD y tal vez con su campaña. Como considero legítimo defender mi barrio y opinar sobre el tipo de ciudad que me uno a los vecinos que ya han dicho "No a la Supervía".
La Miscelánea
Más sobre las autoridades capitalinas. La Procuraduría capitalina y, el actual Juez 24 de lo penal, José Francisco Morales Ríos, se han empeñado en negarle un debido proceso a Sergio Dorantes, y se resisten a reconocer los peritajes que lo exculpan de asesinar a su esposa. Por fortuna tenemos en la capital una Comisión de Derechos Humanos que ha protegido la integridad de Dorantes, actualmente encarcelado en el Reclusorio Oriente.

miércoles, 7 de julio de 2010

PULPO PAUL Y ESPAÑA

EL PULPO PAUL Y HITLER

EL PULPO PAUL